Directorado del Hermano Benilde (1)

De Maristaspedia

Antonio Beltrán Leguey. 100 años de presencia marista en Alicante
03. 1907 – 1912: Directorado del H. Benilde (1ª vez)

Curso 1907-08

Comunidad que se erige canónicamente en octubre de 1907, formada por cuatro Hermanos Benilde, Director y Superior, María Lorenzo, Millán y Fructuoso.


La llegada de los Hermanos Maristas a Alicante está relacionada con el Reverendo D. Manuel Galbis, celoso sacerdote y canónigo de la Colegiata de San Nicolás, quien, conocedor de la eficaz labor que los Hermanos desarrollaban en otras poblaciones, deseó para la juventud alicantina contar con la presencia de tan valiosos y eficaces educadores. Él mismo llevó a feliz término los trámites ante el Sr. Obispo, Dr. D. Juan Maura Gelabert, y ante el Sr. Alcalde de la ciudad, D. Manuel Cortés de Miras, para obtener del Superior General, Hermano Teófanes, el permiso para traer a los Hermanos Maristas a Alicante.

Teatro Principal, obra del arquitecto Sr. Jover, a primeros del siglo pasado.

Es el año 1907 cuando llegan a nuestra ciudad cuatro Hermanos: en los primeros días, mientras buscan un local que pudiera servir de escuela y de alojamiento, se hospedaron en casa de Don Juan Sansano, quien les prestó una gran ayuda para poner, lo más rápidamente posible, en funcionamiento el Colegio.

Recorte del periódico de’LA VOZ DE ALICANTE’. Foto cedida por D. Rafael Zurita.

En el diario Voz de Alicante del 6 de septiembre de aquél año, en la sección de noticias, podemos leer: Una comisión de Hermanos Maristas, que tratan de fundar un colegio en esta capital, han visitado esta mañana al Alcalde.

El 13 de septiembre siguiente, y en el mencionado diario, hay un anuncio que va repitiendo todos los días hasta el 5 de octubre, que dice textualmente:

«Colegio Sagrado Corazón de Jesús dirigido por los Maristas de la Enseñanza, calle Mayor, número 65, 1ª Enseñanza en sus tres grados: Párvulos, Elemental y Superior, preparación a examen de ingreso en la 2º. Enseñanza. Apertura del Colegio el 1 de octubre próximo. La matrícula quedará abierta el día 15 del actual, de 9 a 12 horas de la mañana, y de 5 a 7 de la tarde. Este Colegio admite sólo alumnos externos, recomendados o vigilados y medio pensionistas».

En aquellas fechas el precio del diario era de 5 céntimos, y el de la suscripción mensual: 1'25 pesetas.

La primera casa que sirvió de escuela fue un solar situado al final de la calle Mayor, esquina entre la calle Villavieja y la de Maldonado, muy cerca de la Parroquia de Santa María. En este lugar, amparados por la protección de nuestra buena Madre, Nuestra Señora del Remedio, Patrona de la Ciudad, reciben a los primero alumnos alicantinos, germen copioso de los miles que a través de los años pasarían por las aulas Maristas.


Ayuntamiento de la ciudad de Alicante que, en 1907 tenía una población de 52.000 habitantes.

Por curiosidad, he aquí ‘otras fundaciones’ cronológica y geográficamente próximas: Valencia (1897), Cartagena (1897), Alcoy, Cullera y Murcia (1903) y Denia (1928). En la actualidad, la obra marista continúa en todas ellas excepto en la cercana Alcoy.

1910. Traslado del colegio marista a la Rambla de Méndez Núñez.

Habían pasado tres años desde que los Maristas iniciaran sus actividades académicas en Alicante, y ya el primitivo Colegio de la Calle Villavieja se quedaba pequeño. Era necesario buscar un local nuevo. El alumnado había pasado de los apenas veinticinco a los doscientos alumnos. Se necesitaba un colegio más capaz.


Edificio de la Avda. de Méndez Núñez, sede del Colegio hasta su saqueo y quema en 1930.

El lugar sería el inmueble situado en el número 23 (en algunos textos aparece el 41) de la Avenida Méndez Núñez, la Rambla. Este edificio, poco acondicionado para las actividades docentes, era una casa con bajo, tres pisos y almacén, cuya entrada daba a la vecina calle Bailén. La base del mismo era un rectángulo de 15'25 metros de fachada por 35'08 de fondo.

Edificio de sillería que existió junto al convento de las Capuchinas en el Paseo de Méndez Núñez y que en sus últimos tiempos estuvo destinado a Colegio Sagrado Corazón de los HH Maristas.

Gracias al trabajo y abnegación del Profesorado, numerosas familias depositaron en ellos su confianza y pusieron sus hijos bajo la protección de los Hermanos. De sus aulas salieron promociones de jóvenes, que, años después, desempeñaron honrosos cargos en la ciudad.

La matrícula alcanzaba los 200 y 300 alumnos, dándose clases de Primera Enseñanza y Bachillerato.

Pocas son las fuentes directas, y casi nulas las referencias, que poseemos para poder expresar con rigurosidad histórica cómo fue la primera ‘escuela’ gestionada por estos, Hermanos maristas, entonces desconocidos, recién llegados a nuestra ciudad. Por eso proponemos el inapreciable testimonio de D. Francisco Sala que cuenta su experiencia en una entrevista realizada por el H. Juan Borrás, Manuel Peláez y Rafael Arteaga, publicada en la Revista del 75 Aniversario, Nº 2, abril 1983, p. 15 y ss. Dice así:

"Cuando empecé a ir al Colegio, éste se encontraba en una esquina al final de la Calle Mayor. Los Hermanos se instalaron allí, en una gran casa de planta baja y dos pisos. En este lugar permanecieron hasta que se trasladaron a la Rambla, donde se encuentra ahora el Banco de España, o mejor dicho al lado mismo, pues la calle que hay ahora, no estaba antes, y lo que ahora es Banco, entonces era un convento de monjas.

El Colegio era un caserón la mar de grande con dos plantas amplísimas, donde también tenían su vivienda los Hermanos.

Las notas nos las daban quincenalmente. No teníamos patio, y por lo tanto tampoco había recreo. Al Colegio íbamos todos los días, incluidos los sábados por la mañana y por la tarde. Me acuerdo que entrábamos a las 9 de la mañana y salíamos a las 12, y luego, por la tarde volvíamos a las 3 y salíamos a las 6. Llevábamos muchos menos libros que ahora: solo una Gramática delgadita, un cuaderno para escribir y otro para cuentas. Hacíamos caligrafía, y sobretodo muchas cuentas en la pizarra, delante del profesor.

Para ir al Colegio, nos ponían un delantal a rayas con los puños en azul y el cinturón igual y allí nos quedábamos hasta que terminábamos la Primera Enseñanza, para pasar al Instituto después."


La estructura escolástica y lo que estudiaban aquellos niños-jóvenes-adolescentes en los planes de estudio de los primeros años del novecientos lo dictaba el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, creado el 18 de abril de 1900 por la Reina Regente María Cristina de Habsburgo, al frente del cual estuvo, en dos ocasiones, D. Álvaro de Figueroa y Torres, conde de Romanones. Durante su primer mandato, el Conde de Romanones, cercano a los preceptos de la Institución Libre de Enseñanza (ILE), estableció una reforma en la escuela primaria por la cual ampliaba la edad escolar obligatoria hasta los doce años. En dicha reforma, se consideran tres grados: párvulos, elemental y superior. Con un total de doce materias: 1. Doctrina Cristiana y Nociones de Historia Sagrada. 2. Lengua Castellana (Lectura, Escritura, Gramática). 3. Aritmética. 4. Geografía e Historia. 5. Rudimentos de Derecho. 6. Nociones de Geometría. 7. Nociones de Ciencias Físicas, Químicas y Naturales. 8. Nociones de Higiene y de Fisiología Humana. 9. Dibujo. 10. Canto. 11. Trabajos Manuales. 12. Ejercicios Corporales. Se dará la enseñanza gratuitamente en las escuelas públicas a los niños cuyos padres, tutores o encargados no puedan pagada; siendo obligatoria en sus grados elemental o superior para todos los españoles.”



Herramientas personales